Saltar al contenido principal Saltar al pie de página

Workspitality, el enfoque para esta nueva era de trabajo

2018_0501_Homework_GDA_86631024x5761

Este enfoque se trata de tener a las personas inspiradas, comprometidas y felices, con una vida balanceada, y empoderando a cada una de ellas a aprovechar al máximo su día de trabajo, señala el mentor Manuel Del Valle.

El futuro del trabajo, de las conexiones humanas, de la vida diaria, y de las ciudades, ya está aquí, y con nuevas variantes apareciendo, la opción de regresar 100% a las oficinas se extingue cada vez más.

La frase de Jack Ma que inspiró al libro Cambia Todo de Leticia Gasca, define perfectamente la filosofía que en mi opinión, deberíamos adoptar: “La habilidad más importante que debe tener el ser humano y las organizaciones para el futuro de la humanidad es aceptar y abrazar el cambio”.

Uno de los catalizadores de cambio más importantes en el mundo son las ciudades, ya que estas son un punto de convergencia de economías, sociedad, tecnología y por desgracia también de pobreza y contaminación.

Las ciudades representan solo el 3% de la tierra, sin embargo, producen el 60% del PBI mundial, utilizan 60% a 80% de recursos anuales que el planeta necesita, y producen el 75% de emisiones de carbono.

Así, en las ciudades más importantes del mundo, el mercado de oficinas ha dado un giro de 180 grados al pasar de un mercado de propietarios, (landlords) a ser un mercado gobernado por los inquilinos (tennants), donde cada vez más el valor abandona los activos inmobiliarios per se, y se dirige a aquellos donde los servicios y enfoque en las necesidades de los usuarios son quien manda.

Los datos del mercado de oficinas en México, no son nada alentadores, hoy día, en Ciudad de México existe un sobre inventario de 1,77 millones de m2, con una absorción negativa de -89.000 m2 y nada más y nada menos que 1,06 millones de m2 en construcción. Estos datos, aunque preocupantes, generan grandes oportunidades para la región de Latinoamérica y sirven como disparadores de innovación, creatividad, y como retos para los que están dispuestos a excavar más para encontrar las respuestas a las problemáticas que se derivan de esto.

Con la sobreoferta que existe y la tendencia creciente al trabajo remoto, los dueños de oficinas tradicionales tienen un reto no menor frente a ellos, los m2 disponibles adaptados para oficinas siguen en aumento, los precios siguen cayendo y cada vez las empresas buscan más amenities.

En el libro Rethinking Real Estate de Dror Poleg, el autor menciona: Los cambios culturales y tecnológicos están haciendo a los activos inmobiliarios más riesgosos. Para ser precisos, estos cambios reducen el valor inherente de estos activos y los hace más dependientes en sus operadores y distribuidores. Esto no significa que los activos inmobiliarios perderán su valor, significa que para preservar e impulsar su valor se requerirá una operación más activa. Y dicha operación tendrá que estar soportada cada vez más en tecnología.

En el lado positivo, hay dos factores que son esenciales para el desarrollo de la innovación, y que están muy presentes en la región de Latinoamérica:

  1. El acceso a capital de riesgo
  2. El desarrollo tecnológico

Por otro lado, la tecnología ha avanzado a niveles sin precedentes, incluso se dice que la ley de Moore será obsoleta en menos de dos décadas, o que incluso ya es obsoleta al día de hoy. La inteligencia Artificial, Big Data, Proptech, Fintech, Movilidad y logística, e incluso la adopción de blockchain, NFT y el metaverso en aplicaciones antes exclusivas en organismos e industrias tradicionales o de “brick and mortar”, están rompiendo esquemas y dando nuevas alternativas a la forma de hacer las cosas y permitiendo innovaciones que tan solo hace algunos años no hubiéramos imaginado.

Y con respecto al desarrollo de ciudades inteligentes y el mercado de oficinas, surgen muchas preguntas:

¿Cómo juegan o participan los diferentes actores en el desarrollo económico de las ciudades? ¿Cómo incrementar el bienestar de los equipos de trabajo en sistemas híbridos o remotos? ¿Cómo mantener un equilibrio entre ocupación de oficinas y trabajo remoto? ¿Cómo los landlords pueden aprovechar mejor los metros cuadrados que hoy se encuentran semi-obsoletos? ¿Cómo permear la cultura organizacional de las empresas en modelos híbridos? ¿Cómo tener equipos motivados pero sin detrimento a la productividad de las organizaciones? ¿Cómo juegan las empresas, landlords y organizaciones en la responsabilidad social para mitigar los problemas derivados del desarrollo de las ciudades?

Es imposible pensar en una sola solución para todos estos retos, sin embargo, la industria hotelera o de hospitality lleva la delantera y da buenas ideas para contribuir a un cambio de paradigmas y modelos de negocio.

Esto me llevó a pensar en un término que combinara la industria de espacios de trabajo con la de hospitalidad y así fue que me surgió la idea de Workspitality, un término que fusiona dos mundos que hace algunos años eran totalmente ajenos uno del otro. Al buscar en Google, no me sorprendió el hecho de encontrarlo en algunas publicaciones de hoteles y espacios de coworking que han adoptado esta filosofía para atraer nuevos usuarios a sus espacios.

Si combinamos el modelo hotelero con el modelo de oficinas y ponemos al usuario (huésped) en el centro de todo, tendremos grandes ventajas contra otros operadores de bienes raíces comerciales que siguen pensando en que el valor está en los ladrillos. El famoso “Location, location, location” cada vez pierde más relevancia, sin dejar de ser importante, las personas están dispuestas a trasladarse más lejos, si el lugar de destino u oficina es un lugar inspirador, agradable y con amenidades y herramientas que lo ayuden a diseñar su día de trabajo.

Es precisamente esta idea, la que nos inspiró a crear Work from Anywhere y Homework, donde partimos de la filosofía en que no todo en un día de trabajo es trabajo. En un día de trabajo suceden muchas cosas, socializamos, nos alimentamos, hacemos ejercicio, paseamos a nuestras mascotas, tenemos momentos de ocio o esparcimiento, atendemos a la familia o dependientes y muchas actividades que los operadores de oficinas, empresas y sobre todo dueños de activos inmobiliarios, antes no volteaban a ver mientras los inquilinos pagaran la renta.

Poniendo al usuario al centro, podemos atender mejor a sus necesidades particulares, diseñando programas adaptados a cada persona. Lo que antes podía parecer una utopía, con la tecnología puede ser una realidad, desde sensores de temperatura para regular la luz y tiempo en pantallas para adaptarse a los ritmos circadianos de cada persona, hasta detección de riesgos como burnout, monitoreando signos vitales. Las posibilidades y los campos de acción son innumerables. 

El enfoque de Workspitality se trata de tener a las personas inspiradas, comprometidas y felices, con una vida balanceada, y empoderando a cada una de ellas a aprovechar al máximo su día de trabajo.

Por último, las organizaciones y las personas que hoy dirigen y encabezan las empresas, gobiernos y ONG que mueven al mundo, ya están revalorando sus esquemas de trabajo, reinventando maneras de colaborar y de ser más productivos, pero sobre todo más humanos.

En esta serie, pretendo explorar las formas en que la tecnología, ciencias sociales y real estate convergen en un objetivo en común: Hacer de un día de trabajo una experiencia enriquecedora, donde el trabajo se convierta en parte de la vida y no como mecanismo para sobrevivir.

 

FUENTE: FORBES PERÚ