Saltar al contenido principal Saltar al pie de página

La tecnología al servicio del sector logístico

logistica_tendencias

 

En Latinoamérica, al igual que en muchas partes del mundo, la pandemia ha originado un giro decisivo en el proceso de automatización de los procesos relacionados a la gestión logística.

El crecimiento exponencial del comercio electrónico, por ejemplo, que en algunos países de la región se estima llegó a un 300%, ha obligado a la industria logística a acelerar la implementación de nuevas tecnologías, algunas de ellas pensadas para su uso aún en los próximos cinco años.

En esta nueva realidad, herramientas digitales novedosas como el Voice Picking o los robots colaborativos están cobrando una importancia mayor en la industria. Sin dejar de lado tecnologías como el Blockchain o el Big Data, creadas para otros fines pero que se están usando con éxito en el rubro logístico.

 

Voice Picking

9Dematic_sigmavoicepicking1

El “Voice Picking” es una herramienta tecnológica utilizada para incrementar la producción y disminuir el porcentaje de errores de los operarios del almacén durante el armado de los pedidos.

Consta de un dispositivo que los operarios llevan en su bolsillo, junto a un audífono y un micrófono conectados por wifi al sistema ERP (Enterprise Resource Planning) de un WMS (Warehouse Management System) o de cualquier otro sistema.

Este dispositivo “traduce” las instrucciones del sistema a un mensaje de voz, en el idioma que previamente se haya configurado. Una vez completada la tarea, el operario se lo comunica al dispositivo mediante otro mensaje de voz, que lo traduce al sistema, de modo que se actualiza el inventario, y se continua con la asignación de tareas.

Una de las ventajas de esta herramienta es que no necesita una capacitación extensa y compleja a sus usuarios, pues las instrucciones para su uso son muy sencillas.

Otra ventaja es que, mientras los operarios reciben instrucciones, tienen las dos manos libres para poder ejecutar mejor su labor. Esto hace, en primer lugar, que su trabajo sea más seguro y así se evitan accidentes; y, en segundo lugar, que se produzcan menos daños y pérdidas con los productos que se manipulan.

El uso de dispositivos como el Voice Picking es una tendencia actual que surge por el aumento del tamaño de los almacenes, originado a su vez por el crecimiento de la industria del e-commerce que exige un mayor nivel de eficiencia en toda la cadena logística

 

Robots colaborativos

También llamados cobots, están ideados para colaborar e interactuar con humanos en un entorno de trabajo, con el objetivo de facilitar la labor de estos y librarlos de los trabajos más repetitivos y complejos, además de los que conllevan más riesgo para su salud.

Lo que antes pensábamos sólo solo existía en las fábricas del futuro, es hoy una realidad gracias a la rápida adopción de estas tecnologías en la cadena de suministro. Los crecientes avances tecnológicos como el Internet de las Cosas (IoT) y la tecnología 5G están ayudando a los “cobotics” a automatizar la cadena de suministro y marcar el comienzo de la “Cuarta Revolución Industrial”.

Un detalle interesante es que los cobots no sustituyen a los operarios humanos, sino que más bien aprenden de estos para realizar las actividades que le son encargadas. Por ejemplo, actividades de almacenamiento, a través de brazos móviles, por ejemplo, que pueden llevar los productos de un punto a otro.

Como lo decíamos, ellos se encargarían de las labores más repetitivas del almacén, para que los humanos se centren en trabajos más de análisis de datos y decisiones estratégicas; es decir, acciones que den más valor al proceso logístico.

Esas labores de las que se pueden encargar los robots son las de picking o preparación de envíos o paquetes, packaging o embalaje de productos, funciones de carga y descarga, y funciones de distribución autónoma de los despachos.

Para esa última función se emplean tanto drones como coches autónomos, además de robots programados para repartir productos.

 

Blockchain

blockchaininformacionagilseguridad112

El blockchain, muy usado actualmente en múltiples actividades, es una tecnología basada en una cadena de bloques de operaciones descentralizada y pública, que genera una base de datos compartida a la que tienen acceso todos sus participantes, los cuáles pueden rastrear cada transacción que hayan realizado.

En simple, podría compararse a un gran libro contable compartido e inmodificable, que van escribiendo una gran cantidad de computadoras de forma simultánea.

Cada vez que una computadora o nodo desea introducir información nueva, esta se envía en forma cifrada al resto de nodos para que la validen y luego la usen como suya. Por esa razón no necesita de ninguna verificación externa, y se evita además cualquier riesgo de manipulación o eliminación de información. Esto trae más seguridad y más transparencia al proceso.

Esas características hacen que el blockchain tenga usos muy valiosos en cuestiones logísticas, ya que usualmente la información va en una sola dirección, hacia adelante o atrás en la cadena.

Con la tecnología del blockchain, aplicando el ejemplo de un gran libro mayor distribuido que proporciona una única versión de los datos de una operación, cada participante autorizado tiene acceso a la misma información y a todas las actividades de la cadena.

Otro uso interesante es en los denominados smart contracts, que son contratos virtuales que pueden establecerse entre compañías y son capaces de ejecutarse de manera autónoma por cada una de ellas, sin necesidad de verificación de un tercero.

Las ventajas de este tipo de contratos son varias, Una de ellas es que eliminan la posibilidad de errores o fraudes en los acuerdos entre empresas; y una segunda es que, al ser un contrato virtual, elimina el uso de documentación en papel.

 

Big Data

“Big Data” es un concepto que hace referencia al análisis, procesamiento y almacenamiento de grandes y variadas cantidades de datos, que permiten mejorar el valor de los negocios para la mejora en el procese de toma de decisiones.

En ese sentido, el uso de Big Data en logística se está haciendo cada vez más recurrente, dada las complejidades que reviste hoy esta actividad.

Con el auge del e-commerce, el aumento del tráfico en las carreteras y en los puertos, y la cada vez más creciente deslocalización de los almacenes, se hace cada vez más necesario el análisis automatizado de tanta información, que haga posible predecir las necesidades de los clientes y el comportamiento de su cadena a fin de ofrecerles un mejor servicio.

Por ejemplo, conocer más acerca de sus productos y servicios, de sus tiempos de producción y de los medios y rutas que emplean para sus envíos, o de su proceso de abastecimiento de puntos de venta, puede permitir a los operadores una mejor planificación de rutas de envíos, para hacerlas más rápidas o más económicas.

También les permitirá saber cuándo se puede tener disposición del espacio de los almacenes, y anticipar la falta de productos en los puntos de venta para hacerles llegar el faltante y no tener las góndolas vacías por mucho tiempo.

Del mismo modo, el Big Data sirve para conocer en todo momento el nivel de stock que tienen los almacenes, detallado por producto y rubro, y así trazar un cronograma de abastecimiento de cada uno de ellos.

 

Conclusión

Como se ha desarrollado en el informe, el uso de tecnología en la cadena logística se ha acelerado principalmente debido a las exigencias del mercado por una mayor eficiencia y productividad, como consecuencia del incremento de transacciones a través del comercio electrónico.

La mayoría de las herramientas están pensadas para simplificar el trabajo de los operarios (aumento de productividad), proporcionar visibilidad durante los procesos logísticos y permitir cierta anticipación (predictibilidad) con base en el comportamiento de la cadena.

En los siguientes años, seguiremos viendo que el uso de tecnología en la cadena de suministro se intensificará, para llegar incluso a un nivel de especialización antes no pensado. Todo ello, apuntando a mejorar el nivel de servicio y a generar ahorros a lo largo de toda la cadena.

 

Juan Antonio Flores

Business Manager de Corporación Monte Azul