Saltar al contenido principal Saltar al pie de página

Los beneficios del diseño biofílico

thumbnail_image015

Desde comfort y relax hasta aumento de productividad, los aportes de la biofilia son claves para los ocupantes de los edificios

¿Qué es lo primero que busca un comprador a la hora de escoger el mejor departamento para vivir? ¿O los ocupantes de toda un área de oficinas dentro de un edificio? Naturalmente, se inclinarán por una vivienda o un local lo más acogedor y cómodo posible. El reto, entonces, está en ofrecerles un espacio con estas características.

La pregunta es ¿se puede lograr tan solo con los elementos convencionales de una construcción, esto es, ladrillos, cemento y fierro? ¿Podría complementarse con acabados de la más alta calidad? ¿O quizá sean necesarios otro tipo de elementos, más cercanos a los que se pueden encontrar en un parque quizá, o en un campo?

Esto último, el uso de elementos naturales en un espacio, ya sea destinado a vivienda o a oficina, se llama Biofilia, y está hoy en boga en muchas construcciones modernas. A continuación explicaremos más acerca de este concepto, y de cómo ayuda a mejorar la vida y el desempeño cotidiano de los ocupantes de dichos espacios.

¿Qué es la biofilia?

La biofilia como tal, que hoy a muchos les suena como una tendencia, no es algo tan nuevo como parece, sino que se viene estudiando desde los años 60 o 70 del siglo pasado.

Edward Osborne Wilson, biólogo estadounidense ganador de dos premios Pulitzer, definió el concepto en su célebre libro “Biofilia”, de 1984, como una necesidad emocional profunda que tiene el ser humano de estar en contacto cercano y constante con el resto de los seres vivos, por ejemplo, las plantas.

Ese contacto, señala Wilson, es necesario para el desarrollo psicológico y para el bienestar de las personas.

Por dicha razón es que desde la arquitectura se ha trabajado el concepto de biofilia, en el sentido de incorporar elementos de la naturaleza dentro de los espacios de las edificaciones destinados al uso ya sea de vivienda o de trabajo.

Así, uno puede encontrarse en el hall de un edificio no solo con grandes macetas de plantas, sino también con caídas de agua que emiten su sonido característico, o incluso con música ambiental que asemeja los sonidos de un bosque. Elementos que muchos, tanto ocupantes como visitantes, consideran relajantes y apacibles.

Beneficios

El objetivo del diseño biofílico es, como vemos, obtener un impacto positivo en la arquitectura y en las personas, no solo en las viviendas sino en edificios corporativos y más aún, en edificios públicos como los establecimientos de salud, por ejemplo, que son uno de los tipos de espacios más explorados en este aspecto.

En cuanto a sus beneficios, entre los más importantes figuran el manejo del estrés, el confort y la sensación de tranquilidad en las personas, al incorporar elementos de la naturaleza en las edificaciones.

Incluso hay estudios que respaldan también el aumento de la creatividad en los colaboradores de una organización al tener espacios más iluminados y con texturas distintas. No olvidemos que el espacio de trabajo impacta totalmente, ya sea de forma positiva o negativa, en los colaboradores.

Por cierto, no solamente se trata de colocar plantas dentro de la oficina, o pintar las paredes de verde, cosa que suena un poco cliché; en realidad va más allá de eso. Se trata de incorporar otro tipo de elementos, por ejemplo la conexión visual: el hecho de que una oficina tenga vista a un parque incorpora los aspectos positivos del diseño biofílico.

O también, que la paleta de colores de la oficina tenga tonos tierra o tonos cálidos, no tan vibrantes, para que les ofrezcan a sus ocupantes esa sensación de tranquilidad y relax.

Otro aspecto muy importante aquí es el de la luz. Si bien hay todo un conjunto de normativas que cumplir en cuanto a luces dentro de un edificio, puede haber otros espacios dentro de la oficina que hagan cierto contraste con la iluminación, con el fin de incorporar el aspecto de la calidez y, sobre todo, priorizar la iluminación natural.

También la temperatura y el aire dentro de la oficina son fundamentales para que la persona se sienta en confort; hay estudios, por ejemplo, sobre la relación entre la temperatura del aire con la presión sanguínea.

 

elifinrealtyuO81ltBs3vQunsplash

 

Materiales

En cuanto a los insumos más utilizados en el diseño biofílico, podemos citar en primer lugar a la madera. Se trata de un material muy diverso, que se puede usar tanto en pisos como en el mobiliario y hasta en el techo; es un material muy versátil, y su textura evoca a la naturaleza y brinda una sensación de espacio abierto.

Para el uso apropiado de este insumo no debe perderse de vista la importancia de la paleta de colores, pues lo ideal es escoger las mismas tonalidades que se usan en la oficina. Hoy en día hay mucha tendencia a usar distintas tonalidades de color verde en las paredes, así como tonos azules que ayudan a la relajación. Todo ello tiene impacto en la psicología del color, que a su vez influye en el bienestar de los ocupantes del espacio

Otro material a considerar en este tipo de diseño es el agua, sobre todo en espacios como clínicas u otros establecimientos de salud. Dependiendo del tamaño de los espacios se puede incorporar fuentes de agua, cuyo efecto es muy decisivo en la relajación y la disminución del estrés: evocar el sonido de un río, por ejemplo, siempre genera una sensación de tranquilidad.

La lista de materiales para el diseño biofílico se extiende aún. Podrían incluirse en ella piedras o concreto expuesto, y en general aquellos insumos que brindan esa sensación de rústico, como simulando a la piedra o al adobe.

Avances en Lima Metropolitana

El tema de las certificaciones, por ejemplo la certificación LEED que tiene distintas categorías aquí en Lima, ha sido un gran aliado del empleo del diseño biofílico en nuestra capital. Muchas inmobiliarias están entendiendo el beneficio económico que hay a largo plazo de su uso, no solo para los usuarios sino también para los propietarios y para los mismos inversionistas.

Estamos hablando aquí de edificios sostenibles, en los que hay techos verdes o mejoras en los sistemas de aire acondicionado, ambos elementos claves de biofilia como hemos visto. Por ello vemos que hay una tendencia positiva en las inmobiliarias para emplear este tipo de diseño, en la que se analiza los beneficios más allá de su impacto económico.