Barcelona y Madrid ocupan el tercer y quinto lugar respectivamente en el ranking de ciudades europeas más atractivas para la inversión hotelera, según el primer estudio Hotel Investment Attractiveness Index, elaborado por Colliers International, que ha evaluado el clima de inversión en 20 ciudades europeas.

París ocupa  el primer puesto de la tabla gracias al fuerte crecimiento de la demanda, buen comportamiento del sector hotelero, los niveles de rentabilidad y la profundidad del mercado.

Dirk Bakker, Director de Hoteles EMEA en Colliers International comenta: “Los inversores demandan de forma regular información actualizada sobre las ciudades en las que sus inversiones obtendrán mayor retorno, lo cual resulta complicado de predecir en un entorno de incertidumbre tanto política como económica. El índice que hemos elaborado resulta útil para asesorar a nuestros clientes proporcionándoles mucho más que información anecdótica.

El Índice publicado por Colliers analiza doce componentes cuantitativos convenientemente ponderados para asignar a cada una de las veinte ciudades una puntuación de hasta 400 puntos. Las variables incluyen población, PIB per cápita, tasa de empleo, llegadas de turistas, tasa de ocupación hotelera, precios medios diarios (ADR), ingresos por habitación (RevPAR), precios del suelo, costes de construcción, rentabilidad y volumen de inversión. Las puntuaciones, consolidadas en una única cifra, han permitido elaborar el ranking que muestra las ubicaciones más activas en términos de demanda y resultados operativos, relacionando los datos con el atractivo de cada mercado para la adquisición de hoteles existentes y para la actividad promotora.

Éstas son las principales conclusiones:

  • París, Londres y Barcelona ocupan los tres primeros puestos, seguidas de Amsterdam y Madrid. Los resultados de París y Londres son similares, aunque París desbanca a la capital británica por tener costes de promoción algo inferiores.
  • Esta misma variable es la que beneficia a Barcelona y Madrid, aumentando su atractivo y colocándolas por encima de Amsterdam y Berlín respectivamente, que en otras secciones obtienen puntuaciones similares a las ciudades españolas.
  • A la cola del ranking se sitúa Bucarest, también con costes de promoción muy bajos, que sin embargo no logran compensar la baja demanda y el escaso nivel de actividad de inversión.
  • También Estambul ocupa un puesto muy bajo, el 17, pese a que a tener un mercado relativamente grande y bajos costes de construcción. Sin embargo, los resultados operativos lastran su puntuación por su baja tasa de ocupación. Además, el contexto político y económico actual no contribuyen a crear un clima favorable a la inversión.
  • Zürich se revela como la ciudad más interesante a tener en cuenta en el futuro, con unos excelentes resultados del sector hotelero, que sugieren falta de oferta de calidad. Los retornos para la inversión hotelera son elevados, por lo que, si la demanda continúa aumentando, podría convertirse en una de las ciudades más atractivas a corto y medio plazo.
  • Manchester y Dublín también obtienen puntuaciones elevadas, con comportamiento del sector muy positivo. Pese a que el nivel de demanda no es muy elevado, las previsiones para ambas ciudades apuntan a un fortalecimiento de esta variable.

Montse Conde, Directora de Estudios y Consultoría de Colliers International Spain, añade: "Con el estudio hotel Investment Attractiveness Index hemos sido capaces de elaborar un análisis muy completo de un mercado extremadamente dinámico. Gracias a la combinación de las doce variables estudiadas hemos generado una herramienta capaz incluso de predecir el comportamiento de las principales ciudades europeas a futuro".