¿Buscas invertir en un terreno agrícola? De acuerdo a los expertos ya no sólo inversionistas ligados a la agricultura están inyectando su capital en este rubro, como ocurría hace 10 años. “Hemos visto un incremento considerable de inversionistas tanto nacionales como extranjeros por comprar predios agrícolas. Es un mercado que se ha vuelto muy atractivo como medio de inversión", explica Matías García-Huidobro, Gerente del Área Agrícola de Colliers International.

El factor que más ha incido en este cambio ha sido la plusvalía que han adquirido en los últimos años los predios agrícolas. “De acuerdo a nuestros estudios, hay zonas del país que han aumentado en más de un 100% su plusvalía durante los últimos 10 años. El segundo factor relevante es la rentabilidad que se puede llegar a obtener. La rentabilidad en un campo es bastante relativa. Puede variar por efectos climáticos, económicos o incluso tendencias. Una buena rentabilidad de un campo productivo fluctúa entre 5% y 15%, pudiendo llegar a más de un 30% en ciertas operaciones puntuales”, detalla Matías García-Huidobro.

¿En qué debemos fijarnos al elegir un terreno agrícola como inversión? Según Matías García-Huidobro son 6 los aspectos básicos que se deben considerar:

1) Aguas: El acceso a este recurso es vital para vislumbrar una exitosa actividad productiva. En este sentido son varias las aristas.

Aguas Superficiales

a) Derechos superficiales: Estudiar los caudales históricos. Proveniencia del canal o río con que se alimenta dicho canal, y su comportamiento histórico. En caso que esos caudales estén inscritos en acciones, porcentajes o partes de canal, pedir información de su caudal en Lts/Seg.

b) Estado y capacidad de los canales: Es fundamental que el canal esté en condiciones de recibir la cantidad de agua necesaria para el predio y sin cortes en temporada. También considerar un aumento de caudal para una futura ampliación del proyecto.

Aguas subterráneas:

a)Verificar estado y correcta habilitación del pozo.

b)Verificar si lo caudales son realmente los ofrecidos. Esto se hace a través de un aforo de dicho pozo donde se certifica su nivel estático y caudal permanente.

c)Verificar si dichos caudales están debidamente regularizados e inscritos en la DGA.

2)Clima: Es fundamental para un proyecto agrícola seleccionar un clima acorde al cultivo o frutal que se piensa explotar. Para ello existen diversos estudios de cada zona climática muy fáciles de adquirir. Otra sugerencia es mirar el vecindario y sus plantaciones o cultivos vecinos.

3-Suelo: Si bien hoy en día no es una gran limitante, el suelo es una estructura que tenemos que considerar, ya que nos afectará directamente en el costo de la explotación según su limitación.

4-Cercanía a zonas urbanas: Si bien es una ventaja en términos de plusvalía y cercanía de mano de obra, tenemos que considerar los problemas futuros que traerá un crecimiento urbano vecino a la zona de explotación. En términos de aplicaciones de agroquímicos, por ejemplo.

5-Accesos: Los accesos son un punto a evaluar sobre todo en explotaciones destinadas a la exportación de fruta fresca. Se deben priorizar caminos en buen estado para evitar daño de la fruta, y con buenos accesos en invierno.

¿Buscas una propiedad agrícola? Nuestros expertos pueden ayudarte ¡aquí!